7 feb. 2012

Capítulo Siete

No llegarían a la comida. 
Su abuela tendría que esperar o desistir en el intento.
Estar con su amiga confesar que había caído en la trampa del primer amor en la telaraña de sus abrazos de sus mentiras, era vital.
Desahogarse. Explotar. Reir. 
Volver amarle.


Circulaba a más velocidad de la permitida para llegar al interior del municipio, al reencuentro de aquel amigo de juegos en la casa de veraneo de Adolfo, el padre de Sofía.


-¿Por qué vas tan aprisa?
-Necesito llegar necesito contarte.
-Pues si sigues así vas a necesitar pela para pagar la multa. Si ya no llegamos a comer,¿para qué correr?
-Tienes razón.


Aminoró la marcha y se vio forzada a relajarse. 
Sofía subió el volumen de la radio se quitó los zapatos, se desabrochó el botón del pantalón y se quitó los prendedores del pelo...si iban al roble, lo harían inmaculadamente sin ataduras de la edad, sin apretarse como cuando eran pequeñas pasarían la tarde juntas y sin ruido sólo el sonido de  sus voces experimentando dolores ajenos 


-Espero que mi hermano no necesite el coche.
-No te preocupes, se buscará la vida
-¿Estás enterada con quién anda?
-Con todas. Estoy relajándome no quiero hablar de tu hermano.
-¿Qué pasa? Siempre lo supiste todo de él, por eso te pregunto
-Ese es mi error saberlo todo de él.
- Teresa se estaba quedando pasmada con el tono de Sofía-
¿ Ha pasado algo qué no sé? ¿Estás bien?...Últimamente parezco el ombligo del mundo y no pienso en otra cosa que en mí.
-Vamos al árbol 
-Está bien, pero...
-Vamos al árbol- solicitó Sofía agitada.
-Vale. Ya vamos.


Tan sólo quedaba kilómetro y medio para llegar. No tenían las llaves, pero saltarían la tapia. 
La mañana se había quedado despejada pocas nubes en el cielo y un sol agradable que empezaba a calentar.
La reacción de su amiga la había dejado intranquila. Simón y ella, siempre habían parecido más que amigos, más que novios, más que todo...se miraban y se entendían, parecían almas gemelas. Aunque siempre dejaron claro que su fuerza de amigos estaba por encima de cualquier atracción fatal. ¿ O no ? 
La plaza de garaje exterior les serviría de aparcamiento. Tras poner el freno de mano Sofía salió corriendo del coche y no llegando a la tapia, vomitó.


-¿Pero, te has mareado? ¿Qué tienes?
-Nada no te preocupes, casi no he desayunado y me...-no pudo seguir otro vez-
-Espera, que te ayudo- Sofía, la apartó con el brazo-
-Ya está. Estoy mejor. No te preocupes. Tendremos que saltar. ¿Te acuerdas? -Limpiando los restos de su boca-
-Pues claro, ¿qué te crees?


Teresa, posó las botas en el coche y del maletero sacó una manta de viaje, y unos cojines que llevaban sin lavarse mucho tiempo pero que cumplirían su función de apoya cabezas.
Escalaron. 
Entraron.
Se dieron la mano y juntas admiraron aquel robusto y viejo Roble aún en pie. 
Se miraron y acercaron a pesar de que la hierba les llegaba a la rodilla lo que dificultaba su camino. Las dos se abrazaron a su ancho tronco como si no hubiera pasado el tiempo como si en ese apretón sus males desaparecieran, como si en ese achuchón volvieran a tener diez años, como si de nuevo fueran Cenicientas.


-¿Llamaremos a casa para avisar?
-Sí, hazlo. Pero, si descuelga Simón, no le digas que estás conmigo.
-Simón sabe que hemos quedado
-Sofía insistió- No le digas que estas conmigo por favor.
-Está bien. 


Al quinto tono respondieron. Era Simón.


-No voy a comer.
-¡Uy! a mamá no le va a sentar bien. No deberías ponerla nerviosa.
-Dile que me perdone.
-¿Estas con Sofía?
- ¡qué está pasando aquí¡ pensó Teresa- No no estoy con ella. La vi y le pedí la llave de la Casona, estoy en el árbol.
- Simón se ríe- No me lo puedo creer. ¿Qué haces ahí sola? ¿Voy hasta allí?
- No -dijo impetuosamente- Ni se te ocurra quiero estar sola.
-Mamá y papá necesitan hablar contigo urgentemente.
-¿Qué pasa? Lo que sea tendrá que esperar a la cena
-Está bien se lo diré. ¿Y a la abuela, qué le digo?
-Que mañana pasaré el día con ella.
-Dale un beso a Sofía. 
-Y dale, ¡qué estoy sola!
-Ya.


Las dos se miraron. Las dos se abrazaron. 
Sofía rompió a llorar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario