20 feb. 2013

Loca


Quédate pues no encuentro solución a esta plegaria antigua que me oprime.
Te permito continuar pues me haces libre, viva.

Quebradiza

Implorando que tus manos paseen exentas de tributo por todo mi caduco talle. 
Este martirio me empapa, me agobia, me gusta.

¿Por qué ahora?
¿Por qué ayer?

Naciendo de nuevo sin remedio, empezando una religión sumisa, oculta, anticuada pero que me da aliento para seguir que me susurra al oído: "sigue no tengas miedo".

No te vayas
No me dejes.
Que más da
Vete.
Vuelve, ámame, miente de nuevo. 

No me importa; seré la demente que consigue hacerte reír que se engaña contigo, que también llora por ella, que te ama.
Arrepiéntete de mi pues jamás hallarás devota igual que pise tus huellas, que apele a tu clemencia, que te admire.
Adoración sin necesidad. 

Sobrevivo, ¿Sabes?
Soy feliz
¿Tu?
Tu no lo sabes.

Nada se compara a ti, no me comparo a mí.
Ya no sueño nada
Todo se acaba 
Apelo a tu cordura
Necesito vivir
Te necesito vivir. Lágrimas de sangre. Te despegas de mi. Vuelas
No.
Quédate.
Déjame cobijarme. Soy tu obligación por que te importo. Me lo debes.
Adiós.


Mónica Solís

No hay comentarios:

Publicar un comentario