29 abr. 2018

"Yo quiero un máster, tu quieres un máster...todos queremos un máster"


Según la definición de RAE el término responsable es un adjetivo que se refiere a una persona que pone cuidado y atención en lo que hace o decide.
Precioso término triturado en el contenedor de la basura por la mayoría de nuestros representantes políticos y sociales-que conste que cada vez tengo menos afinidad por ninguno/a-, cara duras, y atorrantes -que diría mi santa- que comen, beben y se chupan los dedos de las manos en esta nuestra España de pandereta y que llevan así muchísimos años, riéndose a la cara del pueblo y diciendo que estemos tranquilos que es lo que hay.
No tengo ni idea que puede implica para un hombre de a pie obtener un cargo público y aceptarlo sólo por ser amigo/a de, manifestar intención de mandar así sin más, haber ganado unas elecciones o ser designado/a con el dedín de la máxima autoridad.
Yo como mucho me acerco más al panadero, frutero, pescadero, camionero, minero...oficios comunes poco valorados y necesarios en el subsistir diario de esta comunidad que como digo es con la que más identificada me siento. Sencillez y humildad pura.

El caso del máster de Cristina Cifuentes -no entro en lo del centro comercial- que cuanto más se dudaba de ella menos entendía como no se le caía la cara de vergüenza en el mismo momento que se insinúo su falta y dimitía ella misma sin que se lo mandara nadie, ha sacado a la luz la permisividad del poder, ¿Cuántos títulos comprados habrá en la cúpula de los partidos políticos? por qué política estamos hablando.
Me imagino a todos rebuscando en el baúl de sus recuerdos que tienen en el desván de una vivienda de protección oficial en la viven nuestros mandatarios -ironía- desde el título de aquella añorada E.G.B. hasta el de manipulador de alimentos en un ansia de tenerlo todo listo no fuera a ser que tuvieran que enseñarlos, y también las fotos con compañeros de clase para demostrar que sí que estudiaron...

Pongamos un ejemplo: oímos-pues no se puede escuchar- a la mayoría de nuestros representantes hablar un inglés de asco-ellos tienen un cargo público; a nosotros/as nos piden "inglés comercial" para vender fruta, me ha pasado- ante el resto de los europeos y del mundo-no seremos en la vida europeos o al menos yo no lo veré- y no pasa nada, bueno gracias a eso los traductores/as tienen trabajo...Y me pregunto yo ¿En verdad, no ganáis bien para contratar a alguien-hay muchas personas capacitadas que sí se preocuparon por sacar un título- y al menos intentar hablar con fluidez? Por poner un ejemplo pero habría muchos...

¿Acaso sí eres político/a en ese momento dejas de ser responsable de tus actos?

Desde pequeños/as nos enseñan que las acciones tienen consecuencias y eso es para toda la vida te conviertas en presidente, príncipe o cajera...pero estoy entendiendo que la responsabilidad no se mide por el mismo rasero para todos.
Cuanto menos eres menos mereces para ellos. Ahí tenemos un poco de culpa y responsabilidad. No debemos consentirlo. ¿Qué podemos hacer si aparentemente el poder lo tienen ellos? No les dejemos, votemos en consecuencia que de momento pucherazos no ha habido en este país.

La soberbia demostrada por nuestros/as políticas-repito cada vez me siento menos representada- ante los ciudadanos es un delito absoluto y a la cara con alevosía y una carcajada enorme.
Me indigna la falta de respeto a todos/as los que en muchos caso no se han podido pagar una carrera, ni compra un título que en la mayoría de los casos han hipotecado a su familia para estudiar ya que no te han concedido una beca por exdecer en cinco céntimos del baremo permitido o te has tenido que trasladar a la otra punta de tu casa para estudiar lo que te hacía feliz...¿Y se atreven no valorar el esfuerzo ciudadano por ser mejor?...

Me gustaría la verdad que se fueran todos al carajo que diría mi adorado José Mújica ex-presidente de Uruguay, claro está que a nuestros políticos se les ha olvidado aquello adquirido nada más nacer que son ciudadanos con obligaciones y  por supuesto derechos, han convertido el arte del engaño y la mentira  en su mayor discurso de oposición, pero tengan en cuenta que esa provocación que nos hacen no la olvidamos, parecemos pero no somos tontos señores/as y ahí estamos con el cafetín de la mañana los españoles preparando nuestra venganza.
Está claro qué lo haremos ya que ustedes nos han dado el derecho y el poder de fraguarla. Estamos hartos de sus desafíos constantes a nuestra quietud y cada día aprendemos a ser más responsables cosa que ustedes han dejado en el arcón junto a los títulos que avalan su honorabilidad.

Les falta el  título más honrado, el de personas. Esa es la palabra junto a la de responsabilidad y felicidad les queda grande...si tienes la conciencia traquila nadie te podrá reclamar, pero eso señores se lo dejamos al panadero, frutero, minero, camionero o cajera que a fin de cuentas son los que sí se preocupan en muchos casos en tener una vida honorable....


kingadgets.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario