9 ago. 2018

Contando Margaritas



Las luces se encienden cuando la nubosidad de su cabeza descubre que no sólo se basa en eso la vida...
Busca lo que le preocupa y encuentra más frustración; las cosas tienen un destino y aparecen dejando una huella que ilumina sus ideas pero se termina dando cuenta que la cruzada por la que está pasando, contempla el renacer de una nueva vida; quisiera cambiar todo lo que le ocurrió y sólo puede lamentar el resultado...

La vida no le permitió ningún error:  "Si eres de los que se rinden fácilmente-piensa- vete pensando en un lápida de cemento duro y de color gris...de esta forma nadie penetrará en tu lecho y te dirá lo tonto que fuiste por dejar que abusen de tu alma y tu cuerpo...

Soy luchador de los que nada que suceda se le achica el orgullo y hasta consigo que los demás acepten mis explicaciones...personalidad...sobrevivo pues lucho incluso con ilusión y así salgo hacia adelante...

Parezco egoísta pero soy demasiado sincero como para no decir la verdad que tengo delante de mis ojos...

El mundo da vueltas y no se entera que la vida de cada uno prosigue, por un camino a veces equivocado...a veces daría algo por que la tierra se parase y largarme a diez mil años luz y comprobar si hay animales tan bestias como nosotros...

A veces esto da asco todo lo humano y sobre todo los que no ven, los ciegos que viven a costa del resto, que ni se imaginan el mal que hacen a sus semejantes...pero somos idiotas...incluso les damos minutos de nuestra fe...sin saber si ellos, los demás darían una lágrima por nosotros...


Pixabay



-Galilea 1987-
(Mónica Solís)

No hay comentarios:

Publicar un comentario