19 sept. 2019

Pasos



Hacia dónde camino.

Deambulo por un sendero largo y espeso. La niebla invade el claro del bosque pero distingo a pares dos rutas. A la derecha o a la izquierda no hay duda que estoy donde tengo que estar parado en medio, decidiendo, afrontando, llamando a las cosas por su nombre...esas cosas que se agolpan en mi baúl haciéndome preguntas, por eso sé que realmente merece la pena elegir. 

Me froto los brazos erizados por el frío y lleno de recuerdos...tus labios amables, de tu piel ligera de miedos, de tus ojos hambrientos de largas charlas, de tus muslos abiertos a la complicidad...y en el fondo sé que estoy perdido, que otra vez estoy clavado en medio, porque espero que me lo des hecho, que no me pidas nada, que nos dejemos llevar,...pero te hartarás, te equivocarás si crees en mi valentía...cubre tu espalda, amable del tiempo, tapa tu boca cargada de emociones casi bíblicas, tu religión es mi religión, tu calvario de dudas es el mío...
Me vas a pedir, vas a derramar un: "Te lo dije". 

No quiero jugar, quiero quedarme con la ficha ganadora, quiero que ganemos juntos, quiero que construyamos vida, que intentemos ser valientes a pesar de los ayeres...
Quiero abrazos sin explicaciones, que poses tu mano en mi espalda haciendo fácil las miradas. 
Quiero que me digas, que me calles, que me llames, que me grites, que si estás solo rodeado de gente sientas que estaría bien que estuviera allí, para reírnos juntos, subir el peldaño de la mano y escondernos en el desván para besarnos como de niños jugando al despiste pero seguros del cielo que hace de  cómplice. Quiero una cerveza de confianza con una espuma que desborde el enamoramiento de las emociones cuando estamos juntos.
Suena fuerte, da miedo...

Los otros hablan de "amor inteligente" ese que da la edad y los golpes, ese en que la piel no se muestra, se acurruca en el olvido, que se conforma...hablan de ese amor, el que debes quererte a ti para ofrecer calma, sosiego...aburrimiento.

Nadie recuerda ya en esta era la emoción, las mariposas, la centella que te atravesaba hasta el estómago cuando te dejabas llevar por el ímpetu...pero yo soy así...resbaladizo.

Tengo tanto que dar que no sé mostrarme, que reprimo y sucumbo al miedo a fracasar...desconfío, niego lo que siento, busco mis defectos en ti para no abrumarme con la culpa, quiero tanto que tengo miedo asustarte...

Dame confianza, dame lo que te pido y seremos felices... no es mucho...es mi terca manía de ponerle nombre a las cosas, de contratar los sentimientos, de mi inseguridad segura y de mi perfecta imperfección...

Siéntate conmigo al borde de la cama y cuéntame un cuento de esos que me hagan creer, de esos de final feliz...pues creo firmemente que los humanos sabemos sí queremos vomitar el alma en una sola caricia, en una sola mirada...

Sigo mirando los dos caminos el de la derecha y el de la izquierda, ya ha salido la luna que me mira como tu...pero esperaré a que llegues para elegir uno pues no tendría sentido decidir cuando ya tengo claro que sin ti mis pasos serían sin sentido, no se dirigen hacia ningún lado porque sin ti no hay camino que valga una ruta.

Cogeme de la mano, tengamos miedo...pero juntos...Miltch

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leerme